Soprano resiste

Un tipo gordo, pegado a un puro y mal encarado dijo en una ocasión: en los tiempos duros los tipos duros echan a andar. Aquel tipo duro preservó a su país de la invasión nazi y fue despedido como un púgil sonado cuando la amenaza cesó.

Hoy, al enterarme de la muerte de Gandolfini me ha venido a la mente Winston Churchill. Una comparación absurda pero que me ha salido de manera natural. Y cuando las cosas vienen de dentro, especialmente en tiempos de confusión como los actuales, es bueno hacerles caso.

La vida sigue sin Toni Soprano. Sigue por inercia. Nada se para nunca. Pero dentro de cinco años pensaremos, tal vez, en el mafioso de los ojos tristes y lo sentiremos tan cercano que lo hurtaremos de la muerte.

Sumaré a Gandolfini a la larga lista de amigos caídos en los que sigo pensando en tiempo presente porque el tiempo pasa pero la memoria perdura.

Publicada 02/07/2015

  • Visualizado 2.060 veces
  • Le gusta a 0 personas

Comentarios

Denunciar Comentario



Denunciar Publicación