El mundo de los sueños

La señora Carmen piensa en los hombres que se han perdido en el mar, en los que han perdido la vida en tierra y en los que para no perderse en el mar deben emigrar a otras tierras. Miserias de pobre.

Por un momento sonríe pensando en su hijo. Roxo, el indómito. La señora Carmen guarda luto desde que tiene recuerdos. Lo guarda por los muertos que se fueron y por los muertos que están por venir.

Pero hasta en el luto hay matices. El negro que ha de llevar por Roxo es de un brillo intenso, que no se apagará por el tiempo, porque como él está dominado por la fiebre que aqueja a todos los que persiguen el horizonte.

Ya lo decía de pequeño: madre ¿a dónde va el sol?? El sol se va a la tierra de los sueños, respondía ella... Y el niño, con el último bostezo, afirmaba: algún día yo también iré al mundo de los sueños.

www.elhorizontedelareina.com

Publicada 01/07/2015

  • Visualizado 1.274 veces
  • Le gusta a 0 personas

Comentarios

Denunciar Comentario



Denunciar Publicación