Perdón por morir

Perdón por Morir | El mar explotaba a su alrededor y el viento aullaba con hambre atrasada. El temporal la envolvía y ella lo trataba con la mezcla de respeto e indiferencia que dan los años de pelea en los acantilados. Mercedes era percebeira desde hacía décadas. Una veterana de las rocas y el mar. A pesar de esa experiencia, un golpe de mar la arrastró el pasado 12 de diciembre. La fatalidad la apresó y los recortes presupuestarios la remataron.

Mercedes luchó denodadamente por mantenerse a flote. Sus compañeros de faena se jugaron la vida por salvarla. Casi treinta minutos de lucha contra los elementos. Ganaron los elementos y diez minutos después el helicóptero de Salvamento Marítimo de la Xunta de Galicia certificó su desaparición.

Los miembros de Salvamento Marítimo son como ángeles de la guarda para la gente del mar. En Galicia, como en otras tantas partes del mundo, se les respeta, se les admira y se les honra. Pero eso día no hubo nada de eso. Ni respeto. Ni admiración. Ni honra. Tan solo frustración.

El nuevo marco de colaboración entre la Xunta y el servicio (ahora en manos privadas) no da para pagar guardias presenciales de 24 horas. Los pilotos deben estar localizables a 20 minutos de la base. Esos 20 minutos marcan la diferencia entre fatalidad y recorte. Esos 20 minutos marcan otra transgresión de los beneficios del Estado de bienestar. Esos 20 minutos son todo lo que el presupuesto del Gobierno de Galicia alcanza a pagar para sostener un servicio en el que los minutos se cuentan por vidas salvadas o perdidas.

Aguantamos el presupuesto. Perdemos vidas. Y entre medias pedimos perdón. Perdón por el vivir o por el mal morir. Todo muy lógico.

http://www.farodevigo.es/sucesos/2012/12/13/muere-percebeira-oia-esperar-40-minutos-mar-llegada-pesca-1/725993.html

Publicada 01/07/2015

  • Visualizado 295 veces
  • Le gusta a 0 personas

Comentarios

Denunciar Comentario



Denunciar Publicación